domingo, 21 de febrero de 2016

Elucubrando la noche





“Estoy habitada por un grito.
Nocturno, se agita
Buscando, con sus garfios, algo para amar.”
-Sylvia Plath

“El no ser perfecta, me hiere”
-Sylvia Plath

“Cualquier forma de amor que encuentres,
Vívela.”
-Anais Nin.


Yo tuve la vida ardiendo en mi vientre, pero llegó la muerte. Retuve la felicidad en mi pecho y conocí la paz alojada entre mis piernas. Transgredí todos los mandamientos y en el último de ellos conocí lo verdaderamente sublime. Cada vez que me dijeron que no amara, amé más y viví. Crucé todas las líneas prohibidas y me encontré con la dicha. Abofeteé a la moral a cambio de la alegría del cuerpo amado. Acorté distancias, violenté leyes inviolables, redefiní el bien y le platiqué a Dios de las otras formas en las que existe el amor. Recibí del amor todo lo que quiso darme y ahora también recibo la ausencia mientras rememoro los versos  leídos en algún lugar “sufrir por amor es paz”. Tengo a mi lado el listado de cosas que dicen que perdí, pero no lo entiendo. Amar es encontrar. Antes tuve únicamente la vida ardiendo en mi vientre y me la robó la muerte, ahora tengo la vida, a mi pequeño eterno huésped y tengo también el amor alojado en mi carne como una condena de la cual no quiero huir.




Entrevista a Edith Piaf sobre la vida, el amor y la muerte.