domingo, 20 de abril de 2014

Tarde sin tiempo







"ella se desnuda en el paraíso
de su memoria."
Alejandra Pizarnik


Busco el silencio. Busco la luz. Busco un espejo. Busco el resplandor de mi alma. Beso las huellas que han dejado mis pies. Me abrazo. Me acurruco. Me susurro acordes sin tiempo al oído. Me palpo. Existo. Vivo, respiro. El mundo también existe. El mundo transcurre ajeno, sin tocarme. La música, el silencio. Tengo un hueco en el estómago, el pasado en tiempo presente me besa los labios.
La tristeza desciende de golpe, son las cuatro. Pero no es tristeza, es sólo eso, la hora, las cuatro de la tarde. La noche llegó temprano.
Me levanto. Cuelgo recuerdos en el tendedero. Observo, no hay nadie. La casa vacía, como mi propia casa, también vacía. No existen palabras, por eso no hablo, no miento. El silencio absoluto lo dice todo sin decir nada. Afuera la vida. Pero la vida no duele, la vida no ríe, la vida permanece estática como la fotografía de mi tío en la mesa de espera junto al teléfono al que nadie llama, nadie nunca llama.


viernes, 18 de abril de 2014

Catarsis

Jackson Pollock




Yo no sé qué
nombre besan
mis lágrimas.

Sólo sé
del desierto
y la madrugada
De este huésped
antiguo que me posee
De los matices oscuros
que animan la noche
trás la ventana.

¿Qué importan
los rostros ahora?
Tengo la piel lacerada
incompleta y el odio
rondando mi habitación

Ahora,
esta hora no es ninguna
he salido de mi
no volveré.

Voy a vaciarme
 a limpiarme las ropas
de rostros y amores
 luego vendrá el olvido
a salvarme de este hastío

Diré que no duelen
 los días
que no duele la espera
 aunque la tristeza
me queme los labios
aunque la vida vuelva
a escurrirse en mis palabras
y el insomnio
me traiga tu aroma

Iré a nacer
en otra parte
en otro sitio
en otro cuerpo
 lejos de las manos
que supieron leer
los versos de mi cuerpo.

Abril



Apago la luz.

Extendida en la cama
me amarro los dedos
Me rehúso a escribir
esta insistente soledad



En plena madrugada
me decido a escupir

las palabras

de estos años que

huelen a abril.


Cada vez que abril llega
me coso la boca
cojo hilo y aguja
y me cierro las heridas


Vacío la taza de café
saco las fotografías

exilio a la poesía
y desgrano letra a letra
los poemas.