viernes, 26 de diciembre de 2014

Elucubraciones



"hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir."

-Charles Bukowski.




Yo también tengo un pájaro azul en mi corazón que quiere salir. 
Tengo un nombre, un cuerpo, un rostro atrapado en mis labios, el cual digo con todo mi cuerpo. 
Y aún cuando digo tarde, noche,azul, cáscara o cualquier palabra sin sentido, continúa diciéndose automáticamente y callo, reflexiono en silencio para alejar de mi boca sus letras, pero es el paisaje, es el poema, es la canción de media tarde sonando en la casa vecina, es la historia de amor contada por la abuela, el secreto oculto entre los versos secos que leo de Nietzsche. 
Guardo al pobre pájaro en medio de una hoja blanca, en medio de un pacto ridículo, de esperar la noche para desatar la ebriedad de deseo que me provoca su cuello. 

Hay en mi pecho también un agujero negro en el que mi ser se hunde en medio de la duda que acompaña la tarde.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Algunos versos de Mía Gallegos y algo más.




"Busco la infancia que soy:
Me gusta quedarme a solas
sintiendo como la sangre me nutre de nuevas vestiduras.
A solas me pertenezco.
No hay dicotomía entre el espejo y yo.
Una vive y la otra sueña.
Juntas recordamos a un hombre.
Juntas hemos escrito estos versos."


"El alma al descubierto

vulnerable.
Estar así. Beberse a uno mismo."




"Me debato entre la duda
de reflexionar o fluir;
Vivo de pedacitos,
pero aspiro a la totalidad,
Percibo de mí
los sitios más secretos:
Pero vengo de soledades últimas,
de conversaciones que nunca concluyeron,
de espejos que me miraron desde la infancia hasta ahora,
No puedo narrar una batalla;
ni hablar del hambre y de la peste,
ni escribir la canción de algún soldado herido,
ni hablar de mujer violada,
ni decir cómo es un cementerio después de una llovizna.

Pero anhelo decir en el poema
que la vida me conmueve,
que respiro mejor cuando me entrego,
que necesito amar de la manera más simple y primitiva."

"Nada quedó de mí,

ni siquiera una carta,
ni siquiera un espejo en donde reconocerme.
Mas aprendí a pasar
por el ojo de la aguja,
es decir a perdonar sinceramente.
A dejar la piel en el alambre,
a dolerme desde los pies
a la cabeza.



Lo perdí todo.
Y cuando entendí que no sabía defenderme de la gente,
respondí con una bofetada de ternura,
porque yo sé
que sólo los dulces heredarán la tierra."


"Pero sé
que de pronto
me vuelvo inaccesible
y vuelvo a ser silencio
y llama oscura,
donde mi barco
se escapa de tu orilla."

-Mía Gallegos



Nunca es suficiente. El espejo es un lugar al que siempre se vuelve. El encuentro es el lenguaje oculto entre los versos de quien ama la palabra. Nada poseo más que la fotografía sobre mi cama con mi rostro a pedazos, con la infancia de abrigo y las dudas colgando del vestido de hace algunos años. Siempre se vuelve al momento donde no somos. La duda es el tormento del que no se puede huir. 
Veo en mis ojos la llama que soy y todo lo que en mí arde.
Desciendo. 
Todo es más claro ahora, por supuesto.