jueves, 5 de mayo de 2016

Retrato








la lengua natal castra
la lengua es un órgano de conocimiento
del fracaso de todo poema
castrado por su propia lengua
que es el órgano de la re-creación
del re-conocimiento
pero no el de la resurrección.”

-Alejandra Pizarnik

“¡Qué tremendo es el rostro
del amor!”

-Rosario Castellanos



La ciudad es un solar inmenso y vacío, el lenguaje exacto de la resurrección. La palabra, el lugar preciso donde salvarse. Hoy el rostro oculto de las cosas absurdas saluda por la ventana, mientras mis piernas extendidas juegan a retener el infinito en esta habitación a media luz, donde sólo los objetos entienden las cosas que digo desde el silencio. Callo para escuchar lo que arde entre mis venas, para escribir las lágrimas que esperan detrás de lo indecible, del intento sin sentido de retratar el pensamiento, de toda la ternura acurrucada entre mis pechos. Y reparo; tengo solo este cuerpo donde el amor palpita con fuerza en el momento lúcido del atardecer, donde la vida renace cada vez que encuentro la paz junto al cuerpo que amo, donde la sublimidad se muestra en el momento justo de la luz. Tengo sólo este cuerpo a media tarde y este montón de palabras que intentan decir ausencia, que intentan decir tu nombre y describir toda la belleza en el rostro del amor mostrado a través de tu rostro. Tengo sólo este cuerpo que celebra desde el silencio la inmensidad de saberse amando.